Posts tagged artículos opinión

Centenarios

Es un plaza de un barrio degradado. Las calles que la rodean, a diferencia de los viandantes, conocieron tiempos mejores. En mitad del cemento, aburrido, florece un cerezo a destiempo. Un barrendero que luce con desgana colores fosforitos recoge pétalos del suelo, y el árido sonido de su escoba marca el compás de una mañana de primavera. En un banco, una anciana acompañada quizás por su hijo, comparte el eterno silencio de los que ya nada se tienen que decir y tan sólo esperan. En otro, un senegalés habla a gritos en wólof por Skype. Sobre el podio central de piedra fría que tiene dibujado a tiza un arcoíris que resiste al clima, dos chicas adolescentes con velo pasan el dedo por sus smartphones y ríen de vez en cuando. El lugar es punto de reunión para vecinos, ya que ofrece una débil red wifi abierta a un público con poco que contar, puesto que aquí, lo que sucede, sale en las páginas feas del periódico.
Read More

TBD. Bolo nº32: Sant Jordi.

Tardes de Bohemia y Desilusión

Bolo nº32: Sant Jordi.

Estaba a punto de publicar la segunda novela y mi editor había conseguido una caseta para sus autores en el Paseo de Gracia el día de Sant Jordi, día del libro en la capital condal. Iban a asistir unos cuantos escritores a los que sólo conocía por la foto de solapa de sus libros, y me subí al carro; lo veía como una oportunidad bonita para muchas cosas. Fue hace unos cuantos años, una época en la que todo a mi alrededor parecía florecer por vez primera. Conseguí un vuelo relativamente barato de ida y vuelta en el mismo día. BIO-BCN. Viajé con lo puesto y me sentí cómodo, incluso importante, por todo lo que me aguardaba. En la salida del Prat paré un taxi y le di la dirección más próxima a la caseta de la editorial. Durante el viaje, tras unos minutos de cháchara introductoria en mitad de un atasco, el taxista, que parecía simpático, me preguntó por el motivo de mi estancia, y yo, no puede evitar contárselo. Hablamos de literatura y le conté vagamente el argumento de mi novela. Sacó un manoseado ejemplar de bolsillo que llevaba en la guantera y me lo enseñó; novela negra, quizás. Yo no sabía encajar mi estilo (aún sigo sin poder hacerlo) y me sentí tonto por ello (ya no me siento así). Le pedí su número personal para llamarle cuando tuviera que regresar al aeropuerto y me lo dio encantado. Siempre que regreso a Barcelona le llamo. Aún lo conservo.

Read More

Tardes de bohemia y desilusión. Una ficha de autor narrada.

Cuando inauguré este blog el pasado mes de junio, os contaba –en el apartado “sobre mí”– que no encontraba lógico presentar una lista en la que se enumeraran todos los aspectos que me gustaría resaltar de mi carrera, como si se tratase de un mero CV literario o una fría carta de presentación. Eso me parece aburrido, y creo que un blog como éste, que pretende interactuar con el lector aportando contenido interesante, debe ofrecer textos que transmitan sensaciones. A su vez, os invitaba a que conocierais junto a mí, todos esos grandes momentos que han formado y forman parte de mi vida. ¿Qué es un currículo, al fin y al cabo, sino una suerte de diario o bitácora de la vida de una persona? Un “timeline” que se va actualizando por momentos, semana tras semana, vivencia tras otra. Y digo yo… ya que estamos hablando de la trayectoria de un escritor, ¿qué mejor que contarla de una forma creativa, narrándolo todo como si fuese un relato?

Por eso os presento en esta entrada el proyecto “Tardes de Bohemia y Desilusión”, donde os voy a ir contando post a post, cada una de esas partes que yo resaltaría en mi ficha de autor.

Read More

Declaración de intenciones.

No quiero darme importancia. Yo sólo escribo, y como escritor, tengo más o menos claro cuál es mi sitio. Créeme, estoy mejor en tu estantería o en la cabecera de tu cama que reseñado en los periódicos, te lo digo sinceramente. Voy a hacer mucho más caso a tu opinión que a la de un experto analista, porque mi meta, es que me leas.

No te voy a engañar, no quiero ir de alternativo. No voy buscando etiquetas exclusivas porque eso reduce mi campo de visión. Soy un escritor que escribe historias para que tú disfrutes o sufras o te emociones o sientas cualquier cosa menos indiferencia. Pero tampoco te equivoques. No escribo para agradarte. Lo que yo te ofrezco es simple y llanamente lo que a mí me gustaría leer, con lo que a mí me gustaría encontrarme. De ahí surge todo lo que ves.

Read More