Posts tagged literatura

1x11x12. Mad House. (FINAL).

 

MAD HOUSE.

 

Hemos venido aquí a morir. Cual refugiados, esperamos a que la mansión se reduzca a escombros en cualquier momento. Así lo siento. Ya estamos todos; la última en llegar ha sido Almudena. Se ha sentado a mi lado, me ha cogido la pierna, nos hemos mirado y nos hemos puesto cara de carne; en persona parece más menguada. Luego me ha dicho algo con su acento granadino y nos hemos dado un abrazo. Xoxanna me evita de una forma cruel; con su actitud me hace sentir que el más mínimo vínculo que podría existir entre nosotros se ha extinguido para siempre. Cualquier gesto suyo hacia un tercero desprende más afecto que su indiferencia hacia mí.
Read More

1×10. Electricidad. El día en que conocí Twitter

 

He tirado el pájaro, la caja y también la tarjeta al cubo de la basura que hay bajo el fregadero, he tirado hasta el resguardo de entrega del paquete; quiero borrar por completo el rastro de la amenaza para que Xoxanna no se asuste aún más si cabe… Es una maniobra absurda, lo sé; la realidad seguirá siendo la misma por mucho que elimine las pruebas, pero ya pensaré más adelante en qué coño hacer con el amante de las aves y con el (o la) que le manda mensajes a Xoxanna. Lo primero que debo hacer es crear una atmósfera de calma para poder arreglar lo nuestro.

Bueno, lo primero que debería de haber hecho es prestar atención a lo que le pasa, pero confío en que juntos saldremos adelante con todo, como en los buenos tiempos. Madre mía, qué felices y despreocupados éramos por aquel entonces; lo único que queríamos era salir adelante sin tener un trabajo normal y sobre todo ser famosos, a toda costa. Ahora parece que han pasado mil años, y  Xoxanna está tendida en el suelo, inconsciente.
Read More

1×09. El pájaro Larry. El día en que conocí Twitter.

 

Algo raro pasa con el tiempo. No me refiero a que haga calor en febrero y todo eso, no. Es como si los minutos fuesen un lugar que te pone triste, como esas avenidas desiertas llenas de remolinos de hojas secas y bolsas de plástico que giran a merced de su propia soledad. Nuestro hogar, cuatro paredes; el silencio de una casa enfadada y Xoxanna durmiendo. Lleva en la misma posición veintisiete horas y media. Casi me he acostumbrado a esta nueva situación. Yo divago y me pongo nervioso y no arranco a escribir porque pienso en fisgar su móvil. Mientras, ella respira con la suavidad del polen posándose sobre el alféizar de una ventana. Esos mensajes… ¿qué dirán? La marca que tengo en el muslo izquierdo, cuatro puntos negros con la separación exacta de las púas de un tenedor, me recuerda que su móvil no se toca desde aquel día en el que ella se estaba comiendo una tortilla francesa y yo extendí la mano para alcanzárselo porque me pareció muy ocupada.
Read More

Universo Hank. Sube.

 

Hola, me llamo Hank y hace años sufrí un accidente cuando trabajaba como repartidor para UPS. Perdí dos dedos del pie izquierdo, concretamente los dos que crecen junto al pequeño, pero las lesiones no me impiden hacer vida normal. Es más, me atrevo a decir que la única secuela que me ha quedado es que mi vida ha mejorado considerablemente desde que perdí el control del camión que conducía y éste se salió de la calzada. Aquel día los envíos no llegaron a su hora, y a su vez, mi vida dio un giro radical hacia mejor. En el accidente, afortunadamente, no se vieron implicados más conductores y aunque fue leve, por unos segundos vi la muerte de cerca. Cubría la zona que va de Oxnard a Santa Bárbara. Vivo a medio trayecto, en un pueblo tranquilo y costero que se llama Ventura. Te sorprenderá saber que los repartidores que realizan rutas cortas, como era mi caso, conducen camiones que no tienen puertas, pero créeme si te digo que en días de mucho calor eso es algo que se agradece. El asiento del conductor está ubicado en medio de la cabina y los cinturones de seguridad son muy incómodos, ya que caen sobre los hombros al estilo de las sujeciones que tienen las banquetas de una montaña rusa. Odiaba ponerme esos malditos cinturones. A menudo, haciendo gala de mi imprudencia, viajaba sin ellos. ¿Qué me podía ocurrir en un trayecto que era capaz de recorrer con los ojos cerrados y cuyo límite de velocidad eran ochenta kilómetros por hora? En resumidas cuentas, salí disparado por el lado derecho con la mala suerte de que se me quedó el pie enganchado bajo el pedal del freno, amputándome dos dedos. ¿He mencionado que acostumbraba a conducir descalzo?
Read More

1×08. Canicas húmedas. El día en que conocí Twitter.

 

#ElDíaEnQueConocíTwitter quiere agradecerte el apoyo recibido, a ti lector, gracias. Sin ti esto no sería posible. Habla de este proyecto a tus amigos, vecinos y contactos, esta película es por y para vosotros. Pronto, en cuanto El Director de Cine mueva unos hilos y Xoxanna acabe sus clases de interpretación, comenzará a rodarse y se estrenará en vuestras (las mejores) pantallas.

Créditos de apertura de la serie El Día en que Conocí Twitter…

 

1×08 

Canicas húmedas

 

INTRODUCCIÓN

 

Hola. Te hablo a ti porque no puedo hacerlo con nadie más. Tengo que contarte algo.

Ahorrémonos las presentaciones, por favor. Las odio. Vayamos al grano. 

Me encantan los aguacates. Muchos dicen que no saben a nada, pero lo primero que hacen cuando entran a un restaurante mexicano es pedir guacamole. 

La gente es imbécil. Afortunadamente la sociedad respeta mi opinión y me regala el placer de permanecer en un segundo plano. 

Soy invisible para las personas; es como tener un super poder. Puede que me cruce contigo todos los días, pero tú irás a lo tuyo y yo a lo mío; así que todo arreglado. No le des más vueltas, no te atrevas.  

Cuando era más joven me gustaba pasear solo y observar a la gente. Me sentaba en un banco y dejaba la vida correr, como cuando te vas a servir un vaso de agua en verano y abres el grifo y haces que mane para que salga más fresca. Había tantas cosas que no entendía… Por eso abría el grifo y me sentaba en un banco a observar. Era la única forma de verlo todo claro. 
Read More

1×07. Esa sí que ha sido buena. El día en que conocí Twitter.

 

Anteriormente en El Día en que Conocí Twitter…

El protagonista se metió en un buen lío en el que los principales implicados son el Director de Cine y El Actor Perfecto. La Hija del Director está desmadrada y en mil marrones que su padre tiene que ir limpiando por ahí. Xoxanna está recibiendo clases de interpretación porque va a ser protagonista de la película El Día en que Conocí Twitter.

Si todo esto te parece Spoiler, es porque no estás al día.

Actualízate aquí.

Créditos de apertura de El día en que Conocí Twitter…

#ElDiaEnQueConociTwitter

 

1×07

Esa sí que ha sido buena.

 

Estoy algo preocupado. Bueno, “algo” no sería el término adecuado.

Da igual, no sé cómo transmitir correctamente el grado de mi alarma, así que no perderé el tiempo divagando.

Xoxanna lleva varios días comportándose de forma extraña. Yo también. El mundo entero.

Me cuesta escribir; eso es algo obvio. Soy consciente de mi propia sequía.

Desde aquel día en que salimos a beber los cuatro todo ha cambiado. Es como si hubieran pasado años, y fue… ¿Hace cuánto? ¿Dos o tres semanas? El punto de inflexión no fue el asalto a la casa de los frikis del porno. Que aquellos pobres diablos fueran torturados delante de mis ojos para que eliminaran por completo el rastro del vídeo de la Hija del Director chupándosela a dos negros con máscara me impactó, pero mi pesar es por Xoxanna, por cómo ha cambiado desde que acude a esas clases de interpretación. Cuando llega a casa no es capaz ni de quitarse los zapatos. Se tira en la cama y se queda dormida. Los horarios varían de un día para otro. Read More

1×06. Cosas que un padre no puede tolerar. El día en que conocí Twitter.

 

Anteriormente en El Día en que Conocí Twitter…

Xoxanna y su novio despiertan uno en cada punta de la ciudad y no se acuerdan de mucho de lo que pasó en la fiesta de ayer. Mafias chinas del queso Idiazabal, orgías y una promesa secreta con unos importantes magnates del cine para la producción de una película… No se acuerdan de nada, pero poco a poco y a lo largo del capítulo, van surgiendo pistas que les van arrojando luz sobre el caos de la noche anterior.

Si tú tampoco recuerdas nada, actualízate aquí, que ya va siendo hora.

Créditos de apertura de El Día en que Conocí Twitter…

#ElDíaEnQueConocíTwitter

 

1×06

Cosas que un padre no puede tolerar

 

INTRODUCCIÓN

Cambio de tercio.

 

¿Conocéis el concepto resaca vergonzante? No tenéis por qué. Me lo inventé hace tiempo y no puse mucho empeño en su difusión; además, creo que no hace falta ser filólogo para deducir su significado. Pues bien, hace tiempo que la ciudad entera parece estar afectada por una resaca vergonzante. Las fachadas de las casas, despeinadas y sudorosas, bajan la vista entornando las persianas a mi paso. La acera se siente obesa y cree que todo a su alrededor es basura; padece embotamiento nervioso.

Voy a dejar de decir estupideces. Algo grave y que me incumbe ocurrió en algún momento. Lo saben hasta los árboles pelados de la avenida; con su irrisorio temblor me lo advierten.
Read More

1×05. La fiesta. El día en que conocí Twitter.

 

AVISO IMPORTANTE

El capítulo que viene a continuación puede ofender a unos pocos, excitar a varios y provocar fuertes carcajadas y asombro en general. Si tienes menos de 16 años, cierra la puerta de tu habitación y disfruta de esta fiesta.

 

Si quieres leer los anteriores capítulos, pincha aquí.

 

Créditos de apertura de la serie “El Día en que Conocí Twitter”

‘Una pareja capaz de todo con tal de conseguir un trabajo anormal’.

#ElDiaEnQueConociTwitter

 

1×05

La fiesta

 

–¡Dónde estás! ¿Qué ha pasado? ¿Qué día es hoy? Joder, me he despertado en un sofá y un chihuahua se estaba puto follando mi brazo. ¿Me lo puedes explicar?

–Son demasiadas preguntas, Xoxanna, yo también tengo unas cuantas sin contestar ahora mismo.

La cabeza me va a estallar. Es como si me hubiera pasado un autobús por encima de la espalda. La llamada de Xoxanna me ha despertado. Estoy en un banco, en un parque. El cielo cae tímido sobre mis hombros, como si no quisiera asustarme.

–¿No vas a decir nada? ¡Huelo a polla de perro pequeño! ¡No te rías!

Cuando Xoxanna me grita “no te rías” estando muy enfadada automáticamente estallo en carcajadas. No lo puedo evitar y, como si fuese un castigo impuesto por ella, al ritmo de mi risa le acompañan dos globos de dolor alojados en mis sienes que se hinchan para joderme. Cuanto más me río más me duele la cabeza y más se enfada ella. No se dónde estoy ni por qué he acabado aquí, y por si fuese poco, el perro de un pijo que probablemente tenga perfil en Pinterest ha violado el brazo de Xoxanna. La cosa tiene gracia, joder. Xoxanna odia los perros; aún más a los chihuahuas. En el fondo le encantaría tener uno, estoy convencido de que es por eso. Read More

1×04. Ellos serán tus negros. El día en que conocí Twitter.

 

Anteriormente en El Día en que Conocí Twitter…

A Xoxanna le entró la vena mística y comenzó a pensar en el Destino por haber conocido al Director de Cine, que al final sí que les ha dado trabajo, pero pronto se le pasó.

Si quieres saber por qué y muchas cosas más, ponte al día aquí: 1×01 / 1×02 / 1×03

 

 Créditos de apertura de El Día en que Conocí Twitter…

‘Una pareja capaz de todo con tal de conseguir un trabajo anormal’

#ElDiaEnQueConociTwitter

 

1×04

Ellos serán tus negros 

INTRODUCCIÓN.

 

Un plató de televisión hace casi tres años. Un joven actor, la revelación de turno. Ahora da igual su cara, pero entonces nadie lo dudaba: era el Actor Perfecto. Había firmado el contrato ideal en el momento adecuado y su mentor, El Director de Cine, sentado a su lado en el mismo sillón, lo miraba como si éste fuese su posesión más preciada. Frente a ellos, el más famoso de los presentadores.

La película había batido récords de taquilla; todo un hito en la historia del cine español. Prácticamente al inicio de la entrevista y tras una desenfadada introducción que dejaba claro lo mucho de moda que estaban los invitados del día, el presentador preguntó a la joven promesa: “Has pasado de actuar en bares haciendo monólogos y de que te conocieran más que nada por el boca a boca, a tener una cuenta  de twitter con más de doscientos mil seguidores, ¿cómo se lleva eso?” El Actor Perfecto, como si de pronto hubiera sido alcanzado por una gripe, palideció, comenzó a sudar, incluso a tiritar levemente y finalmente contestó: “Mal, muy mal”. El entrevistador, creyéndose consciente del motivo de la respuesta, añadió: “Asusta, ¿es por eso, no?” Y se fijó en las gotas de sudor que perlaban su frente. Entonces, el Actor Perfecto, como si estuviese confesando la mayor de sus vergüenzas, concretó con sinceridad: “No, porque son pocos. Porque son muy pocos”. Y rompió a llorar. Read More

1×03. Un día de esos. El día en que conocí Twitter.

 

Anteriormente en El Día en que conocí Twitter…

 

Pasaron un montón de cosas, mudanzas, peleas con botellas rotas, sexo interracial, accidentes laborales y alumnas de internado con síndrome de Tourette.

Puedes ponerte al día aquí: 1×01 / 1×02 

Créditos de apertura de la serie “El Día en que Conocí Twitter”

‘Una pareja capaz de todo con tal de conseguir un trabajo anormal’.

#ElDiaEnQueConociTwitter

 

Un día de esos

 

–El Señor ha puesto al Director de Cine en nuestro camino por alguna razón. Hay que dar gracias por ello –afirma Xoxanna convencida.

–¿Qué señor? –pregunto.

Sé por dónde van los tiros. Xoxanna se pone mística de vez en cuando. Es la forma que tiene de exteriorizar su alegría ante un proyecto nuevo.

–Sabes perfectamente de lo que te hablo. Tenemos que entrar en una iglesia a rezar y dar las gracias antes de que acabe el día, los dos, es muy importante.

–No me jodas, Xoxanna… ¿otra vez con esas chorradas?

–¡No te jodo! Y créeme que el joder se va a acabar si hoy no entramos en una iglesia a rezar y dar las gracias antes de que se acabe el puto día.

–Me encanta esa lengua de católica que tienes. Hace poco amenazabas a una chiquilla que padece el síndrome de Tourette con una botella rota y hoy quieres rezar porque su padre nos ha encontrado trabajo. Read More